viernes, 29 de junio de 2012

Las cosas pares



¡No nos falta de "na". Estamos preciosos..!
El  sábado dieciséis, como cada año, se celebró la tradicional fiesta de fin de curso. El tema giró en torno a Mecano y elegí para los peques un tema sencillo e ingenuo pero a su vez cargado de toda una lección sobre el amor de donación: “Las cosas pares”. El único camino para llegar al otro es el de pensar en éste, antes que en uno mismo.

Creo que el título del tema es muy sugerente y nos anima a pensar que todas las cosas pueden ir impregnadas de pares de matices que las hacen más completas y bellas. Los niños no formaron parejitas a la manera tradicional (niña-niño) sino que formaron pares de amigos a los que querer y ayudar. Tuvieron que aceptarse unos a otros. Todos necesitaban a un amigo para acompañar en el baile y creo que, al final, incluso lograron entenderlo antes que los propios padres. Algunos dieron verdaderas muestras de generosidad aceptando a los menos populares; otros grandes dotes de paciencia tratando de bailar con los que se negaron, en un principio,  a hacerlo; algunos cedieron en los colores de las camisetas para agradar al compañero. Me parece que valió la pena darles a elegir a ellos, ayudarles a resolver los conflictos que surgían al inducirlos a  aceptar a un compañero y un color de camiseta. Creo que maduraron un poquitín haciendo este ejercicio contra viento y marea exterior, ya que no todos los mayores ven su utilidad, ni la comparten e incluso para mí fue una prueba más de paciencia.
Preparando nuestros gorros

El premio merecido fue el día de la fiesta en la que todos iban felices y disfrutaron con los gorros en los que ellos mismos habían colaborado en confeccionar. Ninguno se negó a ponérselo ya que, aunque con sorpresa en los detalles incluidos, sentían que era un trabajo personal. Nadie elaboro exclusivamente su propio gorro sino que todos  colaboraron en la creación del gorro de sus compañeros de mesa. Fue un trabajo de todos para todos.

Nuestros trajes al alcance de todos.
Y volviendo a nuestro tema “las cosas pares”, todos los años trabajo para que la fiesta no les suponga a los peques una pérdida de tiempo, una diversión sin más, un espectáculo carente de contenido didáctico,  una competición de ostentosidad sin sentido, una sangría para nuestros monederos, un mero triunfo personal propio ...

Creo que el pasarlo bien, el que los niños disfruten con su fiesta, el que las familias tengamos un espacio donde encontrarnos, el que todo el colegio ese día sea uno, (para mí  objetivos fundamentales  que habría de conseguir con esta fiesta) no quiere decir que no hayan de ir a la par con la ocasión de educar; de aprender a ser; de valorar a la mujer por lo que realiza y es, no por lo que luce; de respetar los tiempos de los peques sin sumergirlos en mundos que no le son propios;  de que no se pierdan horas y horas lectivas en su preparación; de que no sea una fiesta solo para los que puedan costear vestimentas;  de que se les haga perder su ritmo de descanso sin haber finalizado el periodo escolar…
Colores y buenos vientos

Es tiempo ya de que dejemos paso a la educación y a la cultura, y cerremos las puertas a lo populoso y trivial. Los tiempos nos lo exigen. Hoy se necesita más que nunca la creatividad de nuestros niños, la originalidad en nuestras actuaciones, la búsqueda de la practicidad en las prácticas escolares,  la reflexión profunda sobre el qué queremos que nuestros peques  lleguen aprehender...

Preparados para actuar
 Nada pasa de balde por la mente de los peques, todo nos deja una impronta huella, todos los tiempos perdidos son irrecuperables.  La razón y la imaginación de los niños jamás descansan, no paran de crecer cada minuto. Los padres  y maestros educamos veinticuatro horas al día, y no sólo cuando trabajamos por ellos, les corregimos, les ayudamos en las tareas,…sino  también cuando le mostramos cómo nos divertimos, cómo administramos los bienes de la familia, cómo descansamos, cómo ocupamos nuestro tiempo libre. 

La niñez no es un juego, es una oportunidad que nos ofrece la vida cada día de nuestra existencia para crecer juntos, tanto peques como adultos.

8 comentarios:

  1. María del Mar, Andres (2) y María30 de junio de 2012, 9:43

    FUE UNA ACTUACION MUY ESPECIAL, NOSOTROS AUNQUE TUVIMOS QUE MARCHARNOS PRONTO, DISFRUTAMOS MUCHO, MUCHAS GRACIAS POR HACER QUE NOS PAREMOS A PENSAR. NOS VEMOS EN ESTE BLOG Y A PASAR UN BUEN VERANO.
    BESITOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que los peques siempre nos hacen disfrutar con cualquiera de sus cosas.
      Has planteado un punto clave. La mayoría tenemos que marcharnos pronto. Tal vez habría que plantearse si todo el esfuerzo que requiere esta macrofiesta merece la pena para que las familias veamos solamente la actuación de nuestros propios peques.
      Creo que a muchos les merecería la pena verlos actuar en clase con más relax, pudiendo tomar fotos,...al margen de que después disfrutáramos de una fiesta más relajada, sin la tensión que a todos nos produce el tratar de ver a nuestro pequeños.

      Eliminar
  2. que guapisimos y que bien hicieron el baile todos, gracias MªCarmen por tu dedicacion hacia ellos para que tengan una fiesta de fin de curso tan bonita. bueno os animo a todos para que sigamos en contacto este verano y estar un ratito juntos QUE TENGAIS TODOS UN FELIZ VERANO........

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje...Pues si que me parecen guapísimos. A pesar de que sé que algunos papás y mamás estaban tristes porque les parecía que no iba a quedar el traje muy resultón. Ni yo misma me imaginaba que iban a quedar tan guais. Como decía Einstein, en crisis hay que agudizar el ingenio y usar la creatividad. Creo que es lo más importante para salir de ella.

      Eliminar
  3. Irene y Juan Antonio30 de junio de 2012, 17:56

    Estimada Maricarmen:
    ¡¡Enhorabuena!! Vemos que hasta en la fiesta de fin de curso tienes la virtud de hacerla bonita y además pedagógica y, sobre todo, una vez más nos hace pensar a los docentes (que también somos padres), que la solidaridad y el compañerismo es fundamental en nuestro mundo.
    Y, por favor, no te canses nunca de compartir con todos nosotros tus actividades.
    Ojalá algún día te decidas a compartir con nosotros en persona tu trabajo (en este cole, aunque no tengamos vuestro clima, te encontrarías muy a gusto).
    Un fuerte abrazo de tus amigos, seguidores y admiradores Juan Antonio e Irene.
    También un saludo de los demás "compis". Y muchas gracias por tu colaboración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, bueno...gracias a vosotros por seguirme. no se os escapa ni una.
      Ya sabéis que en eso de compartir, iremos donde nos pongan los vientos. Nada descartamos.
      Es curioso como a estas alturas se nos hayan abierto puertas muy tentadoras. Pero tiempo al tiempo. Cuando la fruta está madura siempre acaba cayendo del árbol.
      Ya hablaremos. Va quedando menos para encontrarnos.
      Un abrazo a todos.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Igualmente Ana.
      Seguiremos en la brecha con un poco de más relax.

      Eliminar