viernes, 28 de febrero de 2014

A de alegría, A de Andalucía.

No puedo evitar siempre que celebramos la fiesta de Andalucía reflexionar acerca del futuro de nuestra tierra. No cabe duda que eslabón a eslabón, estos peques de hoy formarán la sociedad de nuestros adolescente de aquí a diez años, de nuestros jóvenes de aquí a veinte y de nuestra gente en edad en su plenitud de aquí a treinta.

En nuestra breves existencias como personas parece tan lejano, pero si pensamos en la historia de siglos de historia de nuestra tierra tan solo falta un suspiro para que estos niños y niños se conviertan en el eslabón que sostendrá el mayor peso de la vida de nuestra comunidad.

Si pensásemos en la responsabilidad que tenemos en nuestras manos, en la grandeza de nuestra misión como padres. Nuestra acción como educadores no solo recaerá en el porvenir de  nuestras familias sino que habrá de trascender al futuro de todas las personas que nos sucederán.

No se trata de sentirnos abrumados o ahogados por el peso de la responsabilidad sino, muy al contrario, sentirnos embargados de esperanza al pensar todas las grandezas que  pueden salir de nuestros peques.

Cuando los veo desplazarse por la clase con una caja que pesa, o manejar un cubo más grande que la envergadura de sus manitas, cuando se afana una y otra vez por realizar algo que les costó al principio, siempre me pregunto... ¿dónde estará su fuerza y en qué lugar afanarán mañana...?

Sea donde sea, estemos donde estemos entonces, cuando los contemplemos podremos decirnos "ahí puse mi granito". La A de Andalucía será una A de nuestra alegría.

Adivina quién soy...

Con motivo del Carnaval hemos celebrado una pequeña fiesta en nuestra aula.

Los peques han tenido oportunidad de lucir sus disfraces favoritos e imaginar, por un día, que viven en un cuento. Es el momento de compartir aventuras y descubrir los personajes que alimentan la imaginación de los pequeños.

Es bonito contemplar los alegres colores que envuelven el ambiente e imaginar lo que pasará por sus mentes infantiles. Se observan, admiran y expresan sus sueños, matizando el sentido de su disfraz y explicando su significado.

La ilusión que manifiestan me conduce a reflexionar acerca de su diversidad, de la capacidad de aceptación entre ellos, de la peculiaridad de cada una de las familias de las que proceden y de la unidad que, poco a poco, a lo largo de estos meses ha ido consolidándose en nuestra clase. Ya se van conociendo y van naciendo amistades que duraran años, tal vez, toda la vida. Surgen relaciones que los conducen a madurar rápidamente, y comienzan a descubrir el verdadero significado de palabras como " compartir,espera, perdonar, aceptar,..."

 En resumen, comienzan a aprender a convivir. Los sentimientos positivos que atesoren  estos años, les ayudará a perseguir todos sus sueños en años venideros. Soñar es siempre positivo y es algo que deberíamos hacer a lo largo de toda nuestra existencia. Incluir a los otros en nuestros sueños, nos hará expandir nuestra existencia. Ojalá se cumplan muchos sueños a lo largo de los años que han de compartir
nuestros peques.

jueves, 30 de enero de 2014

Pintemos palomas de paz

Con motivos del día de la paz nuestros peques pintaron palomas de la paz. Con sus rodillos en blanco simbolizaron toda la pureza del ser que simboliza ese color.

La paz comienza en el día a día de nuestra aula, de nuestros hogares, de nuestro pueblo y de nuestros entorno más próximo. Oportunidades no nos faltaran a lo largo de nuestras vidas para extender estas pequeñas semillas de paz que hoy sembramos en el corazón de nuestros peques. 

La paz se alcanza a través del sendero de la tolerancia, de la aceptación de las individualidades, del respeto a la diversidad, de la justicia,... Gran reto el que supone la educación. De su amor hacia la paz dependerá que nuestro mundo avance hacia el progreso del hombre. Pongamos en sus manos un testigo en forma de paloma para que su carrera coloree al mundo de toda la belleza del blanco de la paz.
















martes, 31 de diciembre de 2013

Un tren hacia el 2014

Terminamos la andadura de nuestro primer trimestre y, casi sin darnos cuenta, nos encontramos disfrutando con nuestros peques de unos días entrañables en familia.

Cada familia tiene su historia y juntos vamos forjando paralelamente la nuestra...la historia de los primeros años escolares de estos peques. A lo largo de estos meses hemos ido aprendiendo nuevos hábitos, a respetar y escuchar a los iguales, a jugar de una manera diferente, a ser responsable de nuestros propios actos e ir dependiendo cada vez menos de los mayores...

2013...siempre será el año de nuestro primer encuentro...

Pronto subiéremos a un tren hacia 2014. Y lo haremos con los peques un poco más mayores, con más confianza en sí mismo, con nuevas ilusiones y motivaciones.

Mis mejores deseos para todas las familias de La Casita de Miguel. Ojalá todos montemos en este tren  con el afán de descubrir nuevos paisajes, de vivir nuevas experiencias , de conocer lugares nuevos e interesantes,... Un tren hacia la conquista de nuestro ser...

¡Feliz Año Nuevo!






lunes, 16 de diciembre de 2013

Aprendiendo a "aprender, jugando"

No cabe duda que el juego es la actividad por excelencia del niño, diría casi que es vital para su desarrollo. Desde que comienza a tener conciencia de sí mismo y de su entorno en el útero materno, comienza el juego. Dará vueltas, saltos, tirará del cordón, responderá a los estímulos exteriores con pataditas. Después inicia una carrera de desarrollo en torno al juego, aprendiendo a desenvolverse poco a poco en su medio. Realmente el niño, en edades tempranas, no llega nunca descubrir la diferencia entre actividad cotidiana y juego. Puede estar tanteando, hasta conseguir ponerse el jersey, mientras imagina que se viste de astronauta. O puede el mismo hacerse el avión mientras se toma el plato de puré cuchara a cuchara. Dibujará carreras, explosiones, saltos o tormentas.

Poco a poco, en la escuela, se trata de introducirlos en tareas más serias que consideramos cumplen los objetivos de habituación, normalización y aprendizaje. De esta forma, se irán cortando sus tiempos de juegos y alargando sus tiempos de actividad dirigida, fundamentalmente se les conducirá a realizar tareas diseñadas por una mente adulta, de forma estereotipada, y sin unos fines realmente claros.  Y siempre sobre papel, o todo lo más sobre una pantalla ,es decir, en dos dimensiones.Son actividades que todos hacemos porque, simplemente, siempre se hicieron.

 El juego, que nos pareció fundamental en los primeros años de vida, comienza a considerarse una perdida de tiempo, un camino llenos de rodeos hacia ninguna parte y algo únicamente lúdico con unos objetivos claros únicamente de ocio, competitividad y pasatiempo. Los niños continuaran jugando fundamentalmente como forma de esparcimiento no sólo para ellos, sino para sus mayores, que descansarán mientras ellos, se comenta,"fogan".

Aunque si pensamos en el juego como metodología de enseñanza, descubriremos el gran potencial que esconde. Partimos de la base que es motivador para el niño, intrínseco a su propia naturaleza. Continuaremos considerándolo como un gran aliado en nuestra práctica educativa cuando conseguimos recrear aprendizajes significativos de forma manipulativa y sensorial. Tenemos que tener en cuenta que, tal como anda la enseñanza en estos  momentos, los niños en sus cursos de primarias aprenderán medidas y volúmenes sin tocar un recipiente o un metro, estudiarán las características de un plano sin diseñar ninguno, estudiarán elementos del paisaje observando fotografías o vídeos en dos dimensiones, estudiarán las partes de una flor, las formas de las hojas, el tipo de árboles, sin observar la naturaleza. A todo lo más que aspirarán es a realizar una excursión, casi siempre fuera del contexto que estudian en ese momento, y con poca oportunidad de interaccionar con ese medio más que brevemente y de forma muy dirigida
.
Tal vez, sea en la Educación Infantil la única vez que tengan oportunidad de observar las leyes de la gravedad, de realizar operaciones matemáticas de forma práctica que le lleven a descubrimientos increíbles, realizar trasvase de líquidos y materiales discontinuos, estudien las leyes del equilibrio, las variaciones de velocidad dependiendo de las pendiente en las que se desplazan los cuerpos, la forma en tres dimensiones de los sólidos geométricos... Y todo ello mientras juegan, manipulando materiales a través de un entorno estructurado que le permitirá ir avanzando en los aprendizajes.

Por último, no podemos olvidar el valor del juego para el aprendizaje de hábitos, habilidades sociales y valores  que le serán útiles en el desarrollo integro de su personalidad, tanto presente como futura. Se trata de respetar los descubrimiento y tiempos del otro, de colaborar en tareas que le motivan, de recoger y cuidar el material, de aprender a esperar para usar un juego que ya está ocupado, de ordenar y clasificar los distintos elementos, de recoger lo que se ensucia, de compartir los aprendizajes, de trabajar en grupos, de desarrollar la creatividad y ser valorado en sus nuevas formas de resolver los enigmas que encierra cada situación de juego, de respetar el silencio y la tranquilidad de los otros. Para ellos hemos de aprender a "aprender jugando" o tal vez, en muchos casos, solamente habrán de continuar haciendo lo que sabían hacer desde incluso antes de su nacimiento.

Dejémosle jugar y ayudémosle a aprender mientras juegan. Disfrutemos de sus descubrimientos y creaciones llenas de magia y alegría.

miércoles, 16 de octubre de 2013

"Límites", cuestión de instinto.

"Se necesitaría un curso intensivo para ser padre"...¿Es esto real?

Si fuese así casi estaríamos justificados para tirar la toalla cuando las cosas no marchan, ya que, ninguno de los que ostentamos el título de padre o madre, poseemos también el doctorado en este campo. Esto, sobre todo parque cada familia, cada hija, cada hijo son únicos e irrepetibles. Habrían de existir tantos manuales como familias.

Pienso que los mejores consejos que podríamos dar a una madre novata que se enfrenta a su bebé de pocas horas son... "sé tu misma", "confía en tu instinto y tu poder", "conecta con tu bebé",...

Tenemos capacidad para educar a nuestros hijos por el mismo motivo que tuvimos capacidad para desearlos y acogerlos. Basta con que nos paremos un poco a pensar en nuestra escala de valores y analicemos donde están situado nuestros peques. Después, solamente habríamos de actuar coherentemente dejándonos llevar por nuestra afectividad y nuestra capacidad natural, como humanos, para criar y educar  al ser humano.

Partiendo de esta base olvidémonos de los premios y castigos y comencemos a hablar con el lenguaje del amor que es el que nuestros peques están capacitados para entender sin ninguna necesidad de manual.

El pediatra Carlos González nos explica en pocas palabras como poner límites a los niños. Lo bueno y breve dos veces buenos. No se puede ser más claro. Ya nada nos excusa de ser lo que somos los "PADRES Y MADRES" que nuestros hijos esperan que seamos: faros que a tiempos breves alumbren sus vidas.


sábado, 5 de octubre de 2013

Corazones sin número.

Hace unos días cumplí veinticinco años al servicio de la enseñanza pública. Ese mismo día, inicié un blog en el que me gustaría compartir todo aquello que voy encontrando sobre Educación Holística, aplicable a cualquier etapa de la educación.

Se trata de ir adaptando este enfoque poco a poco a la enseñanza pública. Considero que el cambio profundo, que  las nuevas generaciones están demandando, no va a partir de esos estudios estadísticos, escala, barras  comparativas, etc. que contribuimos a elaborar año tras año y que, por tanto, tendemos a considerar necesarias aunque realmente... ¿Nos aportan alguna utilidad?

Considero que el cambio ha de provenir de una transformación profunda de esa concepción de la educación que nos limita. El miedo al cambio existe y nos paraliza, aunque cada vez estoy más convencida que el intercambio de experiencias, sentimientos e ilusiones entre docentes puede conducirnos a producir el milagro de una transformación profunda de la escuela pública, desde un modelo meramente estadístico a un modelo intrínsecamente humanista.

Este blog inicia su andadura con un enfoque totalmente teórico, aunque con el deseo de sumergirse en esta práctica sin ni siquiera llegar a notar el cambio. Esto será posible en la medida que nos desprendamos de muchos de los estigmas que nos impusieron en nuestra etapa de escolaridad y consigamos ir transformando nuestro propio paradigma educativo en aquel otro que van demandando las nuevas generaciones.

Aquí os enlazo mi nuevo blog "Corazones sin número" porque no somos tantos por cientos sino personas únicas y completas.

CORAZONES SIN NÚMERO

lunes, 9 de septiembre de 2013

Hasta siempre peques

Queridos Peques:

Mañana es un día muy especial. Ya sois mayores y comenzaréis la Primaria.

No tengáis miedo porque tenéis todas las fuerzas y valéis un montón.

Sé que vais a echar de menos la Educación Infantil y todas esas actividades tan divertidas que os entusiasmaron tanto. Hemos pasado momentos inolvidables. ¿Os acordáis de nuestras casitas, el cohete, el coche, la pirámide de los cuentos,...? ¿Las hojas del que flotaron en la clase y el olor del otoño en nuestra aula?  ¿Y de nuestro macro barco pirata? Tantas experiencias que nos unieron. Las visitas a la biblioteca en busca de libros interesantes... Nuestras sesiones de psicomotricidad llenas de juegos, ritmo y música.

Gracias por vuestras sonrisas que me llenaron de alegría, gracias por vuestra ilusión que me llenó de esperanza, gracias por vuestras travesuras que me ayudaron a crecer en paciencia, gracias por vuestro cariño que me lleno de aliento, gracias por vuestra amistad que me enseño el valor de las cosas sencillas, gracias por vuestras historias que me ayudaron a valorar la mía,...

Os quiero un montón y os deseo lo mejor. Espero que conservéis siempre en vuestros corazones esa sensación de vivir vuestra jornada escolar en un autentico hogar, que siempre quise que os llevaseis en vuestro recuerdo.

¡Hasta siempre mis queridos peques!

Un día para recordar.

A finales de junio celebramos nuestra graduación y final de nuestro ciclo juntos. Fue un día para recordar. Peques y yo  preparamos todo con bastante ilusión. Fue una verdadera carrera que se nos presentó llena de obstáculos. Íbamos contra reloj y fueron días de auténtico vértigo, nervios y expectativas. Lo más importante era darle un sabor especial a  ese día, que nos conducía, no solo mi despedida de los peques,sino a la de sus familias. También concluían una etapa preciosa de sus vidas.

Realmente, cada vez que acabo con un grupo, siento que fue el más especial de toda mi carrera. En estos días, cargados de nuevos retos e ilusiones ante el nuevo grupo, no puedo más que plantearme que voy a echarles mucho de menos; y no porque me hayan hecho la vida fácil, sino, precisamente, porque en las dificultades, me han ayudado a desplegar mis fuerzas y a descubrirme a mí misma en ellos.

Creo que, aquel día, vivimos una jornada muy especial y que todos disfrutamos muchísimo de la gracia, la espontaneidad y la sencillez de nuestros peques. No podía ser de otro modo. La relación de amistad que nos une, el afecto que se respira en nuestra relación, el apoyo entre ellos, su naturalidad y alegría, la complicidad para sentirse todos protagonistas de nuestra propia historia. Todos son igualmente valiosos y todos tienen montones de cosas para portarnos.

Todo lo que ocurrió y los sentimientos que afloraron  no fueron la improvisación de un día. Únicamente recogimos el fruto de toda la fraternidad familiar que hemos sembrado a lo largo de estos tres años.

Queridos papás, mamás, abuelitos,.. me gustaría agradeceros por siempre el cariño que me habéis mostrado, vuestra confianza y apoyo en mi práctica educativa, la colaboración de todos en talleres, proyectos, álbumes, actividades, comentarios en el blog, búsqueda de materiales, fotos,... Sin vuestra ayuda nada de esto habría sido posible. Os animo para que sigais compartiendo momentos en la escuela con vuestros peques.

Hasta siempre "mis familias". Os deseo lo mejor.



domingo, 18 de agosto de 2013

Ciencia mágica para mágicos científicos...

Visita a Principia

No he podido dejar de compartir la visita que realizamos al Museo de la Ciencia de Málaga en el mes de junio.

En este  lugar  los niños pudieron observar fenómenos naturales de forma lúdica. Tuvieron la oportunidad de manipular aparatos, experimentar y probar los elementos, conocer los secretos de una ciencia que forma parte de cada uno de los momentos de nuestra existencia.

Realmente...¿jugaron a ser científicos...o realmente lo son? ¿Existirá en nuestro ser una tendencia  innata que nos ha conducido a aprender a deambular, comunicarnos, disfrutar aprendiendo, cambiar la distribución de nuestros espacios, meditar sobre los que queremos,...?

Recuerdo cuando llevaba a mis hijos en brazos,...algunos con buena intención me decían que los estaba mal acostumbrando. Siempre he mantenido que ellos nacen "acostumbrados" a ello y que somos nosotros los que tenemos la libertad de arrancar ese instinto innato en nuestro hijos, antes de que ellos lo hagan por muto proprio (todavía no he visto ningún niño que siga colgado de su madre hasta los diez años aunque se le permitiera).

Igual ocurre con el espíritu científico de nuestros peques. Todavía me queda ver un niño que no experimente ante el ordenador, el mando de la tele o el móvil de sus padres, que no observe un juguete nuevo y lo manipule, que no arme una zapatiesta si se le deja a mano pinturas, plastilina, barro o cualquier otro material discontinuo...

Aún a nuestra edad sentimos el gusanillo de probar ese aparato nuevo que nos va a facilitar la vida en la cocina, de conocer los avances de aquello que nos importa, la necesidad de probar algunas mejoras en nuestros objetos cotidianos,...

No es necesario el generador o la probeta para ser científico. Basta con preguntarse cada día por el milagro de saborear una deliciosa comida que una hora antes no era más que un montón de ingredientes incluso amargos. Basta con disfrutar de una melodía e incluso tatarearla con los ojos cerrados preguntándonos como puede viajar por el aire y llegar a nuestro oído. Basta con observar el horizonte y cuestionarse por qué se pone el sol cada día y quedamos con la certeza que volverá a haber luz en la madrugada.

Basta con observar a nuestros hijos, nuestros pequeños y mágicos científicos, para meditar que hace pocos años solamente existían en nuestros proyectos, pero ahora llenos de vida corren y saltan, mientras tratamos de adivinar algún rasgo que nos desvele el misterio de esta navidad en nosotros...





Esta entrada ha sido publicada por la revista digital "Bebés y más". Gracias por vuestro apoyo y reconocimiento.
http://www.bebesymas.com/bebes-y-mas/blogs-de-papas-y-mamas-cxciv

viernes, 31 de mayo de 2013

Bingo..por nuestra familia.

Con motivo del día de la familia, nos reunimos para jugar un bingo. Los peques van teniendo ya dominio de las cifras hasta el cien y por tanto, deseaban hacernos una demostración de sus habilidades que, al mismo tiempo, les animara a aceptar el reto de nuevos aprendizajes alrededor del número. De esta forma, se trata de presentarles las matemáticas de una manera divertida y útil.

 Fundamentalmente, el objetivo a perseguir es que los peques usen esta materia de una manera lúdica y que su mentes se inicien en el rodaje del pensamiento lógico. Es como si encendiésemos una chispa interior que les condujese a encontrar el sabor a la capacidad de abstracción que nos conduce a traducir la realidad en signos y cantidades.

El uso de esta competencia habría de hacerse desde el interior, partiendo de la premisa de que es necesario comenzar desde la intuición del propio peque, conducirlo a descubrir nuevos retos que le ayuden a descubrir los secretos que encierra  el razonamiento.

En los días anteriores repasamos la numeración, el orden en el que se presenta los cartones teniendo en cuenta el número de decenas, es sorprendente como captaron la idea rápidamente a pesar de su corta edad.

Lo pasamos muy bien cuando nos reunimos. Algunos niños estaban entusiasmados y expectantes. A unos pocos les costaba seguir el ritmo pero en general fue emocionante cuando se fueron cantando las líneas y los bingos, por mesas.

Aunque algunos no fueron buenos perdedores, sí hemos de reconocer que hubo unos magníficos vencedores. Cantaron su bingo con ilusión, se sintieron equipo y celebraron con alegría el triunfo de uno, compartido con toda la mesa.

Después nos comimos un bizcocho que nos regaló la mamá de Sara y a la que le agradecimos mucho su atención. Fue el mejor premio y lo mejor es que lo disfrutamos todos.

¿Quién venció? Realmente todos. Es curioso que tenía prometido regalarle unos tazos a los ganadores y sin embargo, ni siquiera me lo pidieron. Les bastó la compañía de sus seres queridos, el clima de amistad, la risa, la expectación... No saque la caja de los tazos, tal vez, porque sentía la palabra ¡bingo, bingo! resonar dentro y no quería apagar el eco. ¡Bingo por estos peques!  Hoy he comprobado que comienzan a entender el valor de la amistad, la familia y la fraternidad.



domingo, 5 de mayo de 2013

Madre y maestra

¿Qué reto es mayor... el de ser madre de familia numerosa o el de maestra? ¿Cuándo descansar de niños? Tú no te aburres… ¿Verdad?

Estas son preguntas que suelen formularme bastante a menudo. Tal vez sorprenda un poco que, después de trabajar toda la mañana con veintisiete peques, me marche a casa y continúe la jornada con cinco hijos, tres de ellos todavía pequeños.

Quejas aparte, que surgen casi siempre fruto del cansancio, he de decir que puedo sentirme afortunada. Afortunada porque me gusta mi trabajo, cosa muy de agradecer hoy día. Por otro lado, aún en los días más negros, puedo decir que siempre me llevo a casa algún regalo. Ya sea material, como ese dibujo en papel arrugado, donde pone “Mari Carmen, te quiero, eres la mejor” y todo ello con faltas de ortografías incluidas  de propina. También muchos regalos en forma de enriquecimiento personal como la satisfacción de ver avanzar a ese que no llega, de ver integrado en el grupo a aquel que no se relaciona, de ver normalizada la vida escolar de los que tienen alguna dificultad,…y sobre todo desarrollar, día a día, grandes dotes de paciencia, dándote trompazos y probando en cada instante tu insuficiencia pero, al mismo tiempo, autoretándote a probar una y otra vez.

¿Qué ser antes "madre o maestra"? Por supuesto que en mi escala de valores estará siempre el “ser madre”. Esto por muchas importantes razones. Una de ellas porque los mejores cursos de perfeccionamiento de mi magisterio lo hice con mis hijos como profesores. Con ellos perfeccione mis conocimientos sobre las emociones, los sentimientos, la tolerancia, el convertir las deficiencias en encantos, aceptar sus derrotas y celebrar sus triunfos, llorar y reír con ellos, ordenar mi escala de valores, especializarme en priorizar,…

No cabe duda que el "ser madre" ha marcado mi "ser maestra". No obstante, también he de admitir que no soy “maestra o madre” sino “madre y maestra”. Que no puedo evitar eso que algunos llama “deformación profesional” y que yo no puedo llamar de otra forma que “vocación”, o si lo prefieren “misión”. Que cuando estoy con mis hijos me surge la vena didáctica que llevamos todas las madres y que nos conduce a explorar el mundo del conocimiento con ellos. Así mismo, tampoco puedo evitar querer a mis alumnos y alumnas con corazón de madre, sufrir con sus problemas, desear lo mejor a sus familias, enorgullecerme de sus logros y lamentar sus tropiezos…En definitiva, ser madre me ha ayudado  a ser la maestra que quiero ser y a considerar como pilares fundamentales en mi práctica educativa: la afectividad, el aprendizaje colaborativo y la creatividad. Tres pilares en los que es fundamental la aceptación del niño como persona  y no como un número o una operación exacta que siempre tiene que cuadrar de la misma forma.

Madre y maestra…madre y enfermera…madre y limpiadora…madre y administrativa…madre y comercial…madre y vendedora...

Qué el ser madre siempre nos enriquezca y anime a poner nuestro granito de arena para levantar este mundo que puede llegarnos a parecer decadente pero que sigue girando gracias, en gran parte,  al amor incondicional de las madres.

¡Felicidades en este día!

martes, 23 de abril de 2013

Cuéntame un cuento y me pondré contento.

Con motivo del día del libro, el curso pasado cambiamos "por una flor un libro". Esto nos permitió ampliar nuestra biblioteca de aula y renovar algunos títulos. Hoy hemos recuperado uno de ellos.

Se trata de un libro plagado de originalidad, humor, pero ante todo de cariño. Quisiera hoy, Día del libro, compartirlo.El empleo de nuevas tecnologías puede acercarnos también a nuestros hijos y podemos emplearla de una manera mucho más creativa que limitándonos a "cortar y pegar". Qué mal ejemplo estamos dándoles con esa insana costumbre,

Nuestro reconocimiento a Lola y Manolo,los padres de Pablo, que nos han regalado este precioso libro. No cabe la menor duda, de que son muchas más las cosas que debemos agradecerles, ya que siempre andan desviviéndose por nuestros peques, preparando actividades, cumpleaños, compras, etc.

No cabe duda que su entrega y generosidad nos valen hoy de ejemplo en este día en el que se nos pide, de una manera especial, que acerquemos a nuestros hijos al mundo de las letras. No solamente para que crezcan en cultura y sabiduría sino, fundamentalmente, para que aprendan a disfrutar de la magia de las palabras. Esas palabras que logran convertir a toda una clase en tripulación de un barco pirata, a nuestros peques en temibles piratas y nuestro colegio en un gran mar de fantasía.

viernes, 29 de marzo de 2013

Alhaurín... al Paso, Paso, Paso.

 Para cerrar nuestro ciclo de Semana Santa, dentro del marco del estudio de nuestras costumbres y arte populares, hemos elegido algo muy propio de nuestro pueblo y recuperada recientemente por la Asociación Puente del Rey como es la procesión del Paso. Un desfile que sorprendió hace escasos años cuando se inició el domingo de Resurrección por las calles del pueblo.

La mayoría de nuestros peques son alhaurinos  pero algunos otros proceden de Málaga y otros pueblos, profesan diferentes religiones,  celebran el Easter en sus clases de inglés. Todos aportan sus vivencias en estos días y a todos nos enriquece contándonos sus experiencias y tradiciones familiares, sus viajes y todo tipo de actividades.   
 
En esta ocasión nos hemos unido para recrear el Paso de Alhaurin. Hemos realizado caretas, los sombreros de los “armaos” que acompañan a la procesión. En total, diecisiete caretas y diez soldados. Durante dos días se han dedicado a colorear las diferentes caras que recrean los doce discípulos, Abraham y los cuatro evangelistas. Los peques de alternativa se encargaron del batallón negro con fajín de color y adornos dorados. Todos trabajaron para todos.

De alguna manera nos hemos acercado a esta costumbre propia de algunos pueblos de nuestra provincia y que en Alhaurin ha andado desaparecida por más de setenta años para volver a ser recuperada. Nuestro objetivo es que los peques la conozcan, le pierdan el miedo, comprendan su valor y la valoren como manifestación popular de su pueblo.




Nuestro agradecimiento a la Asociación Puente del Rey por facilitarnos los link de fotografías y vídeos del Paso de Alhaurín de la Torre.

jueves, 21 de marzo de 2013

21 razones para que nos guste el 3

21-3 Día mundial del Síndrome de Down

   1.      Tres tríos de chicas.


 2.      Tres sextetos de chicos.


3.      Tres parejas de mellizos.


  4.      Tres culturas diferentes que nos enriquecen (Finlandia, Costa Rica y Rumanía)


5.      Tres cajones llenos de secretos.


6.      Tres colores de la amistad.
 

7.      Tres rubios muy tunos.
 

8.      Tres macetas en nuestra obra de arte.


 9.      Tres iniciales y una palabra.


10.   Tres Santiagos


11.   Tres pares de Garcías


 12.   Tres Lucías.


 13.   Tres papeleras para reciclar.


 14.   Tres grandes lectores.


 15.   Tres globos en nuestro payaso.


 16.   Tres llaves para darnos luz.


 17.   Tres caritas felices.


 18.   Tres payasos y una sonrisa.


 19.   Tres mochilas de Spiderman.


 20.   Tres estantes en la biblioteca.


 21.   Tres cromosomas “veintiuno” en nuestro amigo Saúl.



Porque nuestra vida está inundada de números que nos regalan grandes oportunidades de cuadrar nuestro corazón. Suma y sigue, el “tres” es nuestro número.

Hoy hemos celebrado el Día Internacional del Síndrome de Down. Hemos preparado una fiesta, hemos presentado a nuestro amigo Saúl a los mayores y hemos compartido con todos los compañeros del colegio una galleta con una sonrisa, que nosotros mismos hemos preparado. Down es ahora más que una palabra que alcanza el valor de una personita que queremos, respetamos y valoramos.

Gracias por estar ahí por ayudarnos a ser más tolerantes, solidarios, pacientes, compasivos,…gracias por ser un verdadero amigo. Un amigo que nos ayuda a superarnos y crecer.

Preparando galletas con sonrisas












Pintando el cartel para nuestra celebración



Explicamos el Síndrome de Down